El clima

Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber sobre el tiempo en la Isla de Pascua antes de visitarla, como temporadas con más lluviosa, viento, calor.

El clima en la Isla Rapa Nui es muy cálido. Nunca hace ni mucho frio ni mucho calor, lo que hace que este lugar es visitado por los turistas durante todo el año. Las temperaturas primaverales durantre todo el año rondan entre 20°C – 21°C (2019).

Un clima subtropical con alta humedad (alrededor de 80%), provoca que la sensación térmica puede ser mucho mayor de lo que indican los termómetros.
Meses más cálidos son: enero y febrero con unas temperaturas máximas promedio de 28°C y unas mínimas de 15°C

Temperaturas en la Isla de Pascua:
 

Como pueden ver en el gráfico, el clima en la isla es bastante agradable durante todo el año. En la temporada más fría – el invierno – cuando la temperatura cae entre los meses de junio y septiembre, los termómetros muestran entre: 21°C y 15°C. Sin embargo, las temperaturas más altas del año no son mucho diferentes de los del invierno y rondan entre 27°C y 21°C.

¿Cuál es la mejor época para la visita?

La Isla de los Moais no es ni un lugar extremadamente caluroso ni frío, así que puedes visitarla en cualquier época del año. Existe aquí un clima tropical y seguramente no pasarás frío incluso en invierno.
Durante los meses de invierno, durante las noches puede hacer n poco friolero (temperatura mínima: 15°C). Por lo tanto, es recomendable llevar consigo unos pantalones largos y unas poleras gruesas.

Días con lluvia durante el año:
 

Como ves en el gráfico, en la Isla Rapa Nui llueve todo el año. Sin embargo, los precipitaciones no suelen ser intensos y se entrelazan con el sol. Gracias a los fuertes vientos, incluso en un día nublado, el sol suele aparecer a última hora de la tarde. Es muy inusual que la lluvia dure mucho y que sea fuerte. Entonces, lo único que puede añadir a tu estancia es un poco de magia, mientras visites las maravillas de esta isla tropical.

Vientos en la Isla Rapa Nui

Antes que nada, quieremos asegurarte que el viento no será ninguna molestia y sólo lo sentirás soplando más fuerte cerca de la costa o durante los excursiones. Por si acaso puedes llevar un polerón para las caminatas hacia el volcán, paseos por las playas anoche o al andar la bici durante el invierno.